LOS ARRECIFES DE CORAL Y EL CAMBIO CLIMÁTICO

 

El tema del cambio climático es un proceso cuyos efectos previstos en el futuro cercano, han rebasado nuestras modestas acciones y estrategias seguidas paulatinamente desde 1992 en la Cumbre de la Tierra en Río de Janeiro; fue aquíe que se adoptó la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC ó UNFCCC), órgano de la ONU responsable del clima con sede en Bonn, Alemania.

 

El Acuerdo de París (Fig. 1) o COP21 (Conferencia de las partes de la CMNUCC) tiene como objetivo principal limitar el aumento de la temperatura media mundial por debajo de los 1.5-2oC con respecto a la era preindustrial.

 

Figura 1. Puntos importantes establecidos durante la COP21 o Acuerdo de París.

https://www.sostenibilidad.com/cambio-climatico/acuerdo-de-paris-en-que-consiste/

 

En un escenario de inacción, las consecuencias ambientales y económicas acumuladas durante el siglo XXI, serían de más de 2 veces el PIB registrado en México en 2010 (México 6ta Comunicación, 2018).

 

En este acuerdo, se reconoce que el océano juega un papel importante en la regulación del clima y es uno de los mayores receptores de sus impactos y surge la iniciativa “BecausetheOcean” ó“Porque el Océano”, la cual tiene el objetivo de identificar elementos para lograr que las contribuciones nacionalmente determinadas (CND)1, ratifica su compromiso hacia la conservación y manejo sustentable de los océanos.

 

Dos años después, en la COP23 (Fig. 2), se busca coordinar coaliciones y alianzas para trabajar en el tema de la interacción entre los océanos y el cambio climático.Entonces, se reconoce que el cumplimiento del acuerdo de París no será posible sin un océano funcional.

 

Figura 2. Resumen de las COPs ó conferencias de partes más sobresalientes.

 

Es por ello que se propone que dentro de la agenda climática se incluya al mar a través del lanzamiento de la iniciativa llamada “Camino de los océanos” u “Oceanpathway” cuyos ejes principales son:

 

  1. Aumentar el papel de los océanos en los procesos de la CMNUCC.
  2. Aumentar de manera significativa las acciones en áreas prioritarias que impactan o son impactadas por el océano y el cambio climático.

 

 1Nota: Las Contribuciones Nacionalmente Determinadas consisten en  30 medidas indicativas distribuidas en 8 sectores de la economía nacional y están en caminadas a la reducción de 22% de los gases efecto invernadero para 2030 (https://www.gob.mx/cms/).

 

Es un hecho, que los primeros en sufrir los estragos del cambio climático serán aquellos que viven y dependen del océano; es decir, habitantes de islas y zonas costeras en donde los cambios ya se reflejan en variaciones en los patrones meteorológicos con eventos de clima extremos, aumento de la temperatura oceánica, impacto en pesquerías y medios de sustento. México forma parte del grupo líder, lo que implica involucrarnos en la promoción e implementación de la estrategia para  que el océano se incluya en el proceso de la CMNUCC. Dentro de las acciones proactivas que han de tomar las comunidades costeras están:

 

  • Reducción de emisiones.
  • Adaptación significativa.
  • Mejorar la salud oceánica.

 

EL CARBONO AZUL Y EL ACUERDO DE PARÍS

 

El océano ha sido sufrido daños severos debido al cambio climático al mismo tiempo que juega un papel crítico en la regulación del clima y la capatación del carbón a gran escala, debido a que el mar es el sumidero de carbono más importante del planeta. Los hábitats costeros (manglares, pastos marinos y marismas) son los ecosistemas que en primera línea han de soportar las acciones de mitigación y adaptación, por lo que son considerados como estratégicos ante el cambio climático.

 

Entre los servicios y beneficios que proporcionan los ecosistemas costeros se destacan:

 

  1. Protección contra inundaciones por tormentas.
  2. Control de crecidas.
  3. La prevención de la erosión a lo largo de las costas.
  4. Recarga de aguas subterráneas.
  5. Suministro de agua dulce.
  6. El reciclamiento de los nutrientes.
  7. La captura y almacenamiento de carbono azul en sus sedimentos, biomasa viva (aérea y subterránea) y necromasa, en magnitudes mayores que los ecosistemas terrestres.

 

Todos los ecosistemas marinos y costeros son captadores y almacenadores de carbono ó “carbono azul” (Fig.3), llamado así por quedar atrapado en este tipo de ambientes a través del tiempo mientras éste se remineraliza; ayudando así a mitigar el cambio climático debido a las altas concentraciones de CO2 atmosférico.

 

Figura 3. Fijación del “carbono azul” a través procesos fotosintéticos en zonas costeras.

http://life-bluenatura.eu/es/el-carbono-azul/

 

A diferencia del caso de los ecosistemas terrestres, el carbono azul secuestrado en los suelos costeros, puede ser extenso y permanecer almacenado durante siglos o milenios, resultando en grandes reservas de carbono.

 

En un año y con una cobertura menor que 0.5% de la superficie marina, estos ecosistemas pueden captar y almacenar una cantidad de dióxido de carbono (CO2) equivalente a aproximadamente la mitad de las emisiones generadas por el transporte en el mundo y en una magnitud mucho mayor que los ecosistemas terrestres (México 6ta Comunicación, 2018).

 

Por otro lado, los ecosistemas costeros contribuyen a la adaptación del cambio climático de las comunidades de los litorales por fungir como barreras naturales de protección que retienen la erosión causada por el viento, marea, y por reducir el impacto de fenómenos extremos incrementando la resilencia de las zonas costeras. Son también zonas de protección, crianza y desove de especies comerciales de peces y crustáceos, soportando la seguridad alimentaria de la población.

 

En México los ecosistemas que capturan carbono azul tienen una extensión de 17,588 km2 (México 6ta Comunicación, 2018), por lo que el Acuerdo de París representa para nuestro país, una gran oportunidad para incluir el carbono azul costero en las estrategias climáticas (Fig. 4).

 

Figura 4. Distribución de los diferentes ecosistemas costeros del mundo.

http://life-bluenatura.eu/es/el-carbono-azul/

 

LOS MARES Y EL CO2

 

Los océanos capturan y almacenan 50 veces más carbono (carbono azul) que la atmósfera y absorben alrededor de 20-35% de las emisiones del CO2antropogénico. Por ende, la regulación climática global tiene lugar en los mares, jugando un papel esencial en la regulación del clima a través del intercambio calórico entre las corrientes y la atmósfera. Es en ellos donde se lleva a cabo la mitad de la captura y almacenamiento del CO2 a través de medios físicos y biológicos (México 6ta Comunicación, 2018). Los mares además son eje fundamental del ciclo planetario del agua así como de los ciclos biogeoquímicos y contienen la mayor parte de la biodiversidad que sustenta una gran fuente de recursos naturales y actividades económicas.

 

Algunas de las consecuencias observadas en los mares relacionadas con el cambio climático son (Fig. 5):

 

  1. Elevación del nivel del mar
  2. Acidificación
  3. Aparición de zonas muertas o anóxicas
  4. Pérdida de especies
  5. Deterioro de ecosistemas
  6. Pérdida de especies
  7. Deterioro de ecosistemas
  8. Erosión de costas
  9. Declinación de pesquerías
  10. Incremento de eventos hidrometeorológicos extremos

Otros factores:

  1. Vertimiento de fertilizantes químicos
  2. Contaminación por plásticos
  3. Sobrepesca

 

Tradicionalmente los esfuerzos han estado dirigidos a los bosques sin embargo, en los últimos años la comunidad científica ha revalorado el rol de los océanos y más recientemente los sistemas costeros (pastos marinos, marismas y manglares) en la mitigación del cambio climático por ser tan importantes y efectivos sumideros de carbono.

 

Figura 5. Deterioro de los arrecifes de coral como parte de las consecuencias del cambio climático.

https://www.expoknews.com/gran-barrera-de-coral-en-australia-fuera-de-peligro/

www.eluniversal.com.mx/articulo/ciencia-y-salud/ciencia/2016/05/4/cambio-climatico-disuelve-base-de-los-arrecifes

 

Acidificación

También referida como “el otro problema de CO2, debido a que el calentamiento global es el resultado más conocido y palpable del aumento del CO2para la mayoría de la población; ya que tiene el potencial de alterar más directamente a los procesos marinos a nivel global. Esta situación ha venido ocurriendo desde hace unos 250 años, capturando un tercio del total de las emisiones de CO2 de la atmósfera, lo que equivale a más de 550,000 millones de toneladas de carbono (México 6ta Comunicación, 2018).

 

Al igual que el calentamiento, el efecto de caída del pH inicia a medida que el CO2 es absorbido de manera continua por el agua de mar, formando el ácido carbónico (H2CO3); éste paulatinamente vuelve más ácida y corrosiva la columna de agua, impactando a las especies con estructuras calcáreas al hacerlas más vulnerables a estos cambios de pH. En consecuencia, el aumento de la acidez, dificulta la capacidad de organismos como corales, diatomeas, crustáceos, etc., para formar sus esqueletos compuestos del carbonato de calcio que les da dureza. Este pH ácido es quien llega a reducir las tasas de crecimiento coralino, afectando severamente el desarrollo y mantenimiento de los arrecifes de coral (México 6ta Comunicación, 2018).

 

Se han realizado experimentos que simulan escenarios de acidificación para los océanos en 2100, en donde si las emisiones de CO2 continúan con el ritmo actual de quema de combustibles fósiles, el resultado será una acidez oceánica más del doble desde la Revolución Industrial.

 

Esta problemática puede llegar a alterar las redes tróficas marinas, lo que al mismo tiempo va a afectar a las pesquerías de México, pudiendo poner en riesgo la seguridad alimentaria de millones de personas. En un estudio realizado en 2017 por Hernández Ayon y colaboradores, se reportaron valores de pH hasta 7.6 cerca de la superficie en las costas del Pacífico, desde Canadá hasta el sur de la península de Baja California, cuando el valor normal de pH debiera encontrarse entre 8 y 8.1, producto del transporte de aguas frías por surgencias costeras. Esto se considera como la primera evidencia de presencia de aguas corrosivas en Canadá, EE.UU y México.

 

De hecho en el pasado la Tierra tuvo mares más cálidos y ácidos que los actuales llegando a albergar arrecifes coralinos; sin embargo, la tasa de acidificación y calentamiento actual no tiene registro geológico desde hace alrededor de 300 millones de años (Sarmiento-Galán, 2015). Como han dicho los expertos, más que la acidificación per se, el problema radica en la velocidad a la que está ocurriendo, debido a que variaciones así dificultan la capacidad de adaptación de muchos organismos (Fig. 6).

 

Figura 6. Proceso de acidificación del mar.

 

Aumento de temperatura

Los ecosistemas marinos pueden ser muy sensibles al más mínimo cambio en el gradiente de temperatura. Cuando la temperatura aumenta, se incrementa la tasa de evaporación del mar y se ve afectado el contenido de oxígeno disuelto promoviéndose, entre varias cosas, la proliferación de especies invasoras, cambios en los patrones de migración, y hasta extinciones.

 

De manera puntual en nuestro país, el Instituto Nacional de la Pesca (INAPESCA) llevó a cabo un estudio durante tres años, mediante el cual pudo apreciar variaciones de la temperatura en diferentes regiones oceánicas de aguas mexicanas con señal de cambio climático porque van más allá de la variabilidad estacional de temperatura (México 6ta Comunicación, 2018)(Fig. 7).

 

Figura 7. Calentamiento global debido al efecto invernadero natural y antropogénico.

http://life-bluenatura.eu/es/el-carbono-azul/

 

Una consecuencia asociada con el aumento de temperatura, es el aumento del nivel de los mares y el deshielo de los casquetes polares. Por ende el efecto será mucho mayor en las zonas bajas costeras como las islas.

 

Estudios en la zona costera de Tabasco y Campeche arrojan que éstos presentan una extrema vulnerabilidad geomorfológica con posible inundación ante el ascenso del nivel del mar. De manera general, ante un escenario hipotético de elevación de 5 m en el nivel del mar, el país corre el riesgo de perder 4.3% de su zona económica exclusiva debido a la inundación del arrecife Alacranes y el cayo Arenas, en el mar Caribe (México 6ta Comunicación, 2018).

 

MÉXICO, VERACRUZ Y SUS COSTAS

México es un país con una vocación geográfica evidentemente marítima, avalada por su extensa línea costera (11600 km), superficie marina (65%) mayor a la terrestre (35%), más de 3000 islas, islotes, cayos, rocas (5127 km2) y los 4 mares que bañan al país: Pacífico Mexicano, Golfo de California, Golfo de México y Mar Caribe lo que nos da una superficie marítima, que incluye mar territorial (22.2 km) y zona económica exclusiva (370.4 km) de 3.1 millones de km2. Por ello México, con una superficie continental de 1.96 km2, ocupa el decimosegundo lugar mundial por su dotación de recursos y ecosistemas marinos costeros.

 

Al mismo tiempo somos un país particularmente expuesto y vulnerable a los impactos del cambio climático por nuestra ubicación geográfica, topografía y características socioeconómicas. Casi el 18 % de la población del país habita en los 265 municipios costeros; en la región del Pacífico se concentran 13.4 millones de habitantes, y en la del Golfo 4.3 millones.

 

Veracruz es un estado con una extensión de 72015 km2 cuya línea de costa de 780 km de longitud, representa el 3.7 % del país. Se trata de una entidad que se extiende a lo largo del sur del Golfo de México, con un ancho que varía que va de los 36 a los 212 km.

 

DISTRIBUCIÓN DE LOS ARRECIFES EN MÉXICO

México posee 63 de las 81 especies de coral formadoras de arrecifes, lo cual equivale al 8-10 % del total de especies de coral conocidas en el mundo. Estas especies tienen una cobertura arrecifal que ocupa un aproximado de 1780 km2 (cerca del 0.63% del área total en el mundo) divididos en ambas costas y distribuidos en tres zonas (México 6ta Comunicación, 2018) (Fig. 8):

 

  1. Zona del Pacífico. Presentes en casi todos los estados de ese litoral: Golfo de California y oeste del Pacífico mexicano; archipiélago Revillagigedo; islas Marías; costa del Pacífico Sur.
  2. Zona del Golfo de México. Golfo y banco de Campeche; Caribe mexicano. En esta zona, en la costa oriental de la Península de Yucatán, se encuentra la segunda barrera arrecifal más grande del mundo: el Sistema Arrecifal Mesoamericano, la barrera de coral más larga del hemisferio occidental y la segunda del planeta (compartida con Belice, Guatemala y Honduras).

 

Figura 8. Riqueza marítima costera de México reflejada por su distribución de ecosistemas arrecifales.

https://apps1.semarnat.gob.mx:445/dgeia/informe_resumen/04_biodiversidad/cap4.html

 

La provincia continental Indo Arrecifal del Caribe, abarca desde el extremo sur de la Florida hasta las Antillas, e incluye a los arrecifes mexicanos de la Península de Yucatán, los arrecifes de la sonda de Campeche y los arrecifes veracruzanos. En el caso particular de Veracruz, se ha reportado que en el Golfo de México se encuentra un importante corredor arrecifal conformado por tres sistemas:

 

  1. El sistema arrecifal Lobos-Tuxpan (SALT).
  2. El sistema arrecifal veracruzano (SAV).
  3. El sistema arrecifal de los Tuxtlas (SAT).

 

El SALT tiene protección legal como Área de protección de flora y fauna (2009); el SAV está bajo la categoría de parque nacional marino; y el SAT (1992), aun sin protección oficial (Ortiz-Lozano et al., 2013)(Fig.9).

 

Figura 9. Corredor arrecifal del litoral Veracruzano: SALT, SAV y SAT.

Martínez-Esponda 2017. El gran Corredor Arrecifal del Suroeste del Golfo de México, preso entre el desconocimiento y el discurso del desarrollo. Año 7 Núm. 72, El Jarocho cuántico. La Jornada Veracruz.

 

ARRECIFES DE CORAL

Los corales que forman los arrecifes son animales muy antiguos formados por pólipos interconectados que forman colonias; dichos pólipos están rodeados de tentáculos para capturar comida y descansan sobre una matriz de carbonato de calcio que funciona como esqueleto.

 

Los corales de aguas someras están asociados simbióticamente con algas unicelulares dinoflageladas llamadas zooxantelas, mismas que suelen ser expulsadas con aumentos inusuales de temperatura, sufriendo éstos de blanqueamiento. Los arrecifes de coral se encuentran dentro de la franja geográfica flanqueada por los trópicos de Cáncer al norte y trópico de Capricornio al sur. Se trata de sistemas altamente sensibles a las variaciones de los factores físicos, químicos y biológicos y a la vez son sumamente complejos y diversos en donde coexisten organismos pertenecientes a casi todos los grupos taxonómicos marinos que existen.

 

Entre las condiciones que requieren para prosperar están: columna de agua con salinidad promedio, en zonas claras y en movimiento, libre de sedimento, temperatura entre 18 y 30oC. Además, a pesar de tratarse de ecosistemas altamente productivos, éstos se desarrollan en ambientes esencialmente oligótrofos; de hecho un aumento en la concentración de nutrientes les afecta negativamente (Swart, 2013).

 

Los arrecifes coralinos están entre los ecosistemas más productivos y son responsables de sostener las redes tróficas cruciales para la vida marina, además de ser muy importantes para las pesquerías comerciales y el sector turístico. Dada su diversidad biológica, recurrentemente se les compara con selvas tropicales y bosques de niebla, dos de los ecosistemas más diversos del planeta y en sus esqueletos está el registro de la historia del clima (Swart, 2013).

 

Los expertos coinciden en que los arrecifes cumplen con diversas funciones que sirven como servicios ambientales:

 

  1. Regulación, al disminuir la intensidad de fenómenos naturales que pudieran afectar a las poblaciones humanas aledañas; dando protección a las ciudades y comunidades por la erosión costera producida por huracanes y tormentas tropicales o mitigación de los efectos del cambio climático.
  2. Soporte, por mantener las condiciones que permiten conservar las características ambientales de los ecosistemas coralinos, de forma tal que garantizan que estos ecosistemas sigan prestando beneficios al ser humano.
  3. Cultural, relativa al valor estético y por ser de utilidad para desarrollar actividades recreativas, de esparcimiento y también por estar fuertemente relacionados con los procesos culturales de las comunidades que hacen uso de estos ecosistemas.
  4. Provisión, por la posición de los arrecifes coralinos como fuente de pesquerías para la satisfacción del derecho a la alimentación de la población costera.

 

La diversidad biológica de los arrecifes veracruzanos supera las 1,500 especies, donde se incluyen endemismos como el caso del pez gobio jarocho (Elacantinus jarocho) y especies incluidas en el libro rojo de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza como el coral cuerno de alce (Acroporapalmata), una especie de coralde la Familia Acroporidae, así denominado por su forma.

 

Durante la Conferencia de Biodiversidad de la ONU en 2018, se planteó que para 2050 los mares podrían perder su gran colorido a causa de la muerte de los corales junto con mucho de ese 25% de la vida marina que sostienen.

La Iniciativa Internacional de Arrecifes de Coral ha declarado 2018 el Año internacional del Arrecife; con el fin de crear conciencia de su valor, importancia y conocer las amenazas a las que son sujetos, para hacer conciencia en los ciudadanos quienes han de tomar medidas para protegerlos. Dicha iniciativa busca:

 

  1. Reforzar la conciencia global sobre el valor de los arrecifes de coral y de los ecosistemas asociados y sobre las amenazas que pesan sobre ellos.
  2. Promover acuerdos de colaboración entre gobiernos, el sector privado, el mundo académico y la sociedad civil sobre gestión de los arrecifes de coral.
  3. Identificar y poner en marcha estrategias reales de gestión para la conservación, el aumento de la resilencia y el uso sostenible de dichos ecosistemas y promover las buenas prácticas.
  4. Compartir información sobre buenas prácticas relacionadas con la gestión sostenible de arrecifes de coral.

 

Es clave reorientar nuestra mirada hacia el mar para poder aprovechar los beneficios ambientales y económicos que nos brinda; sobre todo vigilar nuestros arrecifes, quienes debido a su alta sensibilizada los cambios del medio ambiente, nos sirven como indicadores para saber si estamos siguiendo el rumbo correcto en acciones que tienen que ver con un desarrollo sostenible o estamos abonando para su destrucción irracional como consecuencia no sólo de la emisión sin control de gases efecto invernadero, sino también por otras amenazas no climáticascomo son la sedimentación, descargas de aguas residuales, proyectos de infraestructura, pesca excesiva y demás impactos derivados del crecimiento regional, y que son los principales responsables de las pérdidas de los arrecifes de coral en los últimos 30 años. Urge mayor inversión tanto del sector público como del privado, para hacer suficientes losprogramas de conservación de uno de los ecosistemas vitales del planeta (Fig.10).

 

Figura 10. Por su alta sensibilidad a los cambios ambientales, los arrecifes de coral sirven como indicadores.

https://www.chilebio.cl/2017/07/25/un-alga-geneticamente-modificada-puede-salvar-a-los-arrecifes-ante-el-calentamiento-del-oceano/

 

Los arrecifes coralinos proporcionan alimento, productos de exportación, empleos en el ramo turístico, protección y recursos genéticos que pudieran significar el surgimiento de nuevos productos naturales y demás substancias bioactivas con aplicaciones biotecnológicas en diversas industrias y especialmente en la medicina e industria farmacéutica.

 

Un ejemplo es el valor económico de la Gran Barrera de Coral de Australia, el cual oscila los $42 390.00 millones de dólares y de ella dependen 64 000 puestos de trabajo, por lo que se considera como un motor económico; además el turismo aporta $21 951.00 millones de dólares (ABC, 2017). El programa de la ONU para el medio ambiente afirma que el valor estimado de los servicios ecosistémicos de los arrecifes de coral, está entre $100 000.00 y 600 000.00 dólares por por km2 y que como ecosistemas proveen recursos valuados en alrededor de $375 000.00 millones de dólares.Tan sólo en el Caribe, el turismo dependiente de los arrecifes, contribuyen con un tercio del PIB de la zona y hasta en un 80% en las islas Maldivas (Moguel-Archila y Martínez de Lemos, 2014).

 

Se calcula que el valor económico de los arrecifes de Punta Gorda y Gallega del Sistema Arrecifal Veracruzano, actualmente desincorporados de la poligonal del Parque Nacional Sistema Arrecifal Veracruzano (PNSAV), tienen un valor económico de $290 500 000.00 dólares, rebasando por mucho el beneficio económico de cualquier otra actividad que ahí se pudiera llevar a cabo (Ortiz-Jiménez, 2010). Sin embargo, el apoyo financiero para protegerlos es insuficiente no sólo en México, sino también a nivel mundial.

 

Nada más en suministro de alimento, los arrecifes de coral proporcionan un 10% de la producción mundial sostenible de proteína marina para alimentación humana. Un km2 de arrecife sano puede cubrir las necesidades de ingerir proteínas de más de 300 personas. En zonas costeras los arrecifes de coral contribuyen con el 70% de la proteína dietética de los isleños del Pacífico.

 

Por lo anterior es de suma importancia que como sociedad nos informemos más acerca de nuestros recursos marinos, en especial de estos ¨bosques¨ submarinos que se encuentran bajo las aguas de las costas veracruzanasy seamos conscientes del valor de los corales y tengamos claras sus amenazas. Es de suma importancia que alcancemos el objetivo de limitar el aumento de temperatura global a 1-1.5oC por arriba de los niveles pre-industriales y al mismo tiempo tener una gestión adecuada de las presiones a nivel local. Su salud, conservación y futuro están estrechamente comprometidos con nuestra supervivencia y bienestar (Fig.11).

 

Figura 11. El desarrollo costero sustentable en las zonas arrecifales es un motor poderoso que fortalece la economía local y regional.

http://www.inecol.mx/inecol/index.php/es/component/content/article/17-ciencia-hoy/572-desarrollo-costero-sustentable-desafio-de-integridad-ecologica

 

MARCO NORMATIVO MEXICANO EN MATERIA MARÍTIMA

Nuestro país ha contraído compromisos y obligaciones internacionales para proteger los mares. Como herramienta de manejo sostenible de los amplios recursos marítimos y costeros, se han signado iniciativas y suscrito los principales instrumentos internacionales en la materia, con lo que se obliga a cumplir los compromisos que se establecen en materia de:

 

  1. Derechos: Convención sobre el Derecho del mar, Convención de humedales de importancia prioritaria internacional Ramsar (obliga proteger arrecifes de coral); convención sobre la protección del patrimonio mundial, cultural y natural de la ONU; convención sobre el comercio internacional de especies amenazadas de flora y fauna silvestres.
  2. Prevención de la contaminación por vertimientos de desechos: Convenio de Londres; y buques: MARPOL.
  3. Códigos: Código de conducta para la pesca responsable de la FAO
  4. Conservación de la diversidad biológica, marina y costera: Mandato de Yakarta.
  5. Protección del medio marino en la región del Gran Caribe: Convenio de Cartagena.
  6. Iniciativa BecausetheOcean(Porque el Océano), derivada de COP21.
  7. Iniciativa OceanPathwayPartnership (Asociación del Camino del Océano) derivada de la COP23.

 

Además, la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, la Ley Federal del Mar y la Ley de Puertos, entre otras, establecen derechos y obligaciones para su protección, conservación y manejo sustentable (Fig.12).

 

REFERENCIAS

ABC biodiversidad (2017). El valor economic de la Gran Barrera de Corral supera los 37 000 millones de euros. https://www.abc.es/natural/biodiversidad/abci-valor-economico-gran-barrera-coral-supera-37000-millones-euros-201706261156_noticia.html

 

COP21 Time for Global Action for People and Planet (2015).Preguntas frecuentes. https://www.un.org/sustainabledevelopment/wpcontent/uploads/2015/10/COP21-FAQ-ES.pdf

 

COP23 Fiji. UN Climate Change Conference (2018). Bonn 2017-2018.https://cop23.com.fj/the-ocean-pathway/

 

Iniciative Internationale pour les Récifs Coraliens (2016). Recomendación por la que se declara 2018 el tercer año internacional de los arrecifes. www.icriforum.org

 

Martínez Esponda F. X, Escorcia Quintana M., Ramos Pedrueza X., (2017).Es sistema arrecifal de los Tuxtlas. Área prioritaria para la conservación en espera de protección legal. CEMDA. https://www.cemda.org.mx/wp-content/uploads/2017/01/Informe-Reserva-Arrecifal-Los-Tuxtlas-finall-1.pdf

 

México, Sexta Comunicación Nacional y Segundo Informe Bienal de Actualización ante la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático. 2018 http://cambioclimatico.gob.mx:8080/xmlui/handle/publicaciones/117

 

México, un país megadiverso. https://apps1.semarnat.gob.mx:445/dgeia/informe_resumen/04_biodiversidad/cap4.html#6

 

Moguel Archila S. L. y Martínez De Lemos G. (2014). La protección de los arrecifes de coral en México. Rescatando la biodiversidad marina y sus beneficios para la humanidad. Asociación Interamericana para la Defensa del Ambiente, AIDA.

 

Sarmiento-Galán, Antonio (2015). El calentamiento global antropogénico hoy. https://www.revistaciencias.unam.mx/images/stories/Articles/115/pdf/116B07.pdf

 

Swart, P. K. (2013). Coral Reefs: Canaries of the Sea, Rainforests of the Oceans. Nature Education Knowledge 4(3):5

Algunos derechos reservados © 2018 - 2024

¡CSS Válido!