Visitaduría General

Si una parte de la Administración, la de Procuración de Justicia, no contribuye a la organización social, o si incluso contribuye a crear desorganización, se convierte en un riesgo para la libertad y para la seguridad jurídica. Ninguna institución que quiera contribuir a dar respuesta a la necesidad de orden y transparencia que impera en la sociedad actual puede inspirarse en el punto de partida de que cada uno de los miembros de aquella institución es independiente, inamovible, no sujeto a ningún tipo de jerarquía no de coordinación, señor de su territorio, ignorante de lo que sucede fuera del mismo, no sometido a control efectivo, libre de atenerse a la ley o bien “al Derecho” y dueño de las decisiones según cambie su pensamiento.

Las facultades de la Visitaduría General muestran la relevancia de su función en la materia administrativa, disciplinaria y de gobierno como ejemplo:

• Sancionar mediante acuerdo del Ciudadano Fiscal a los Servidores Públicos de la Institución cuando incurran en irregularidades en el desempeño de sus funciones;

• Remover a los titulares de los órganos de procuración por causa justificada o suspenderlos y formular las denuncias o querellas en los casos que proceda;

• Realizar visitas extraordinarias de investigación cuando estime que se han cometido faltas graves;

• Conocer, tramitar y resolver las quejas administrativas sobre responsabilidades de los servidores públicos;