Hablar de suicidio y no hacerlo tabú ayuda a prevenirlo, asegura médico

Hablar de suicidio y no hacerlo tabú ayuda a prevenirlo, asegura médico

Xalapa, Ver., 10 de septiembre de 2016.- Hablar de suicidio y no hacerlo tabú es un referente para poder prevenir que se cometa el acto, asegura el jefe de Enseñanza del Instituto Veracruzano de Salud Mental (IVSM) Dr. Rafael Velasco Fernández, Alejandro Sánchez–Hidalgo Hernández, quien dice que abordar el tema puede ayudar en el entorno familiar y social a detectar con anticipación la idea suicida de una persona, y dar paso a un tratamiento psicológico preventivo.

En el marco de la conmemoración del Día Mundial para la Prevención del Suicidio, este sábado, destacó la importancia de abordar este tema que afecta en su mayoría a personas entre 15 y 35 años de edad, sobre todo cuando se tiene la idea de querer quitarse la vida, ya que esto es uno de los principales factores que se ven reflejados en quienes padecen de algún trastorno o enfrentan situaciones de crisis emocional.

Considera que debe darse a conocer para sensibilizar y concienciar a la población al respecto, porque “cuando no hay un espacio receptor en la familia o social, se tendrá el tema velado o como un tabú, y esto no permitirá identificar ningún factor de riesgo”.

Apuntó que con este propósito se conciencia a la población, considerando que la clave para evitar las conductas suicidas radica en identificar a las personas en situación de riesgo e intervenir oportunamente; el principal factor es haber cometido algún intento previo, por lo que se debe proporcionar un seguimiento a su caso con el apoyo familiar y comunitario.

Asimismo, explicó que las personas con tendencias suicidas lo manifestarán con el “quiero suicidarme”, que ya implica una emoción asociada y esto aumenta el riesgo, y precisó que por lo general se presenta en adolescentes y personas adultas.

Dijo que en los adolescentes se debe tener mayor énfasis en el cuidado, por lo que el tema de su entorno social es muy importante, ya que serán los primeros que perciban algún síntoma o idea con tendencias suicidas, y reiteró que emociones o alteraciones en el ambiente socio-familiar podrían ser factores que alteren el estado emocional de las personas.

Por otra parte, mencionó que las personas que presentan algún trastorno mental o padecen depresión, alcoholismo o esquizofrenia, son las más propensas a suicidarse, por lo que es necesario brindarle un tratamiento responsable en alguna institución.

Y consideró que se debe trabajar más en la etapa de la prevención, si bien no se pueden prevenir todos los suicidios, si la mayoría; por ello, es de suma importancia la sugerencia de acciones a evaluar que permitan reducir riesgos.