Promueve DIF estatal el mes del testamento

Promueve DIF estatal el mes del testamento

Xalapa, Ver., 09 de septiembre de 2016.- Dejar listo un testamento evita conflictos legales y familiares, es un proceso que no debe olvidarse del plan de vida de cada individuo y que da seguridad al patrimonio familiar y a sus herederos.

De esta forma, una de las opciones que están abiertas a la población es el Programa Veracruzano de Testamento, gestión que el Sistema Estatal para el Desarrollo Integral de la Familia (DIF) realiza ante el Colegio de Notarios de la entidad, para que adultos mayores de 60 años o personas con alguna discapacidad destinen sus bienes a un familiar o ser querido.

Desde que inició la presente administración, este esquema ha dado grandes resultados; su gestión desde el DIF estatal es dada por la instrucción de la presidenta del Patronato, Karime Macías Tubilla, quien lo ha promovido con la principal encomienda de brindar un servicio rápido, de costo fijo y accesible a las personas de escasos recursos.

Para formalizar un testamento basta con acercarse al DIF estatal con la documentación personal, donde se le realizará una valoración que acredite su condición económica para obtener una disminución del pago de honorarios del notario, así como en los derechos de inscripción del testamento.

Proteger a los seres queridos después del fallecimiento es una acción que fortalece el lazo familiar, porque los bienes son destinados como el testador lo determina; este beneficio también da tranquilidad y asegura los bienes.

Es muy común que dentro de los inconvenientes para este trámite destaque el desconocimiento colectivo sobre las nuevas modalidades para adquirir el servicio, situación que conlleva a desertar porque los costos son muy altos o se tiene una falsa idea de que sólo lo tramitarán quienes tengan grandes propiedades.

Si se adquiere, cuando fallece un testador, sus bienes pasarán de forma inmediata a las personas que instruya y en la proporción que lo desee, acción que dará seguridad jurídica y que garantiza protección para los descendientes o personas queridas.

Este esquema, que trabaja en coordinación con el Colegio de Notarios de Veracruz, inició el 28 de febrero de 2011, mediante una firma de convenio de colaboración como iniciativa del Gobernador del Estado.

Es así, que a través del Artículo 1228 del Código Civil para el Estado de Veracruz, establece que es un acto personal, revocable y libre, por el cual una persona capaz dispone de sus bienes y derechos, declara o cumple deberes para después de su muerte.

De esta forma, el organismo asistencial ha impulsado medidas de apoyo específicas para que las personas de la tercera edad, en situación de pobreza y marginación, tengan acceso a este instrumento legal.

El Programa Veracruzano de Testamento se promueve en los 212 DIF municipales, y en el mes de septiembre el Colegio de Notarios ofrece un descuento en la prestación de este servicio.

El titular de la Dirección Jurídica y Consultiva, Armando Ruiz Sánchez, explicó que esta gestión se realiza en los ayuntamientos con ayuda de los sistemas municipales, para que, a su vez, se hagan las canalizaciones con los notarios públicos en sus localidades y así los beneficiarios obtengan un costo preferencial.

Este trámite tiene un valor aproximado de mil 500 pesos o más, según los bienes del testador, pero por decreto del Gobernador Javier Duarte de Ochoa, el DIF estatal otorga un subsidio de los derechos de inscripción, que son aproximadamente tres salarios mínimos, los 356 días del año.

En casi seis años de promover la cultura testamentaria, el organismo asistencial ha beneficiado a más de mil personas de escasos recursos, que ya reciben esta garantía jurídica y gozan de la protección de sus bienes patrimoniales.

El testamento es un acto personal, por medio del cual, una persona dispone de sus bienes, derechos y obligaciones que no se extinguen con la muerte; por ello, esta institución promueve este esquema, para evitar problemas jurídicos a futuro.

Entre sus objetivos para fortalecer esta estrategia, se busca una cultura de la sucesión testamentaria entre los sectores de la población veracruzana más desprotegidos, a fin de generar una herramienta de certeza jurídica en materia de derecho sucesorio.

Al dejar un testamento también se hereda tranquilidad a las familias veracruzanas, porque cuando éste existe se elimina la necesidad de pasar por un juicio sucesorio intestamentario, el cual resulta caro, molesto y largo.

Para formalizar un testamento basta con acercarse al DIF estatal, quien te enlazará con un notario público; tendrás que presentar una identificación oficial y una que manifieste a qué persona o personas deseas pasar bienes al morir. La institución social realizará una valoración que acredite la condición económica escasa para obtener una disminución del pago de honorarios del notario.

Se invita a este sector veracruzano a que acuda al departamento jurídico del DIF, para que se beneficie con esta oportunidad que ofrecen las diversas notarías, y así evitar problemas familiares en el momento de faltar. Para más información, comunicarse a los teléfonos (228) 842-37-30 y 842-37-37, lada sin costo (01800) 134-38-38.