Menores de edad veracruzanos viven la dicha de reintegrarse a una familia a través de la adopción

Menores de edad veracruzanos viven la dicha de reintegrarse a una familia a través de la adopción

La adopción garantiza el derecho de niñas y niños a vivir en familia. Anteriormente, una pareja o persona que deseaba adoptar esperaba hasta más de tres años; sin embargo, desde el inicio de la presente administración, el Gobierno del Estado, a través del Sistema Estatal para el Desarrollo Integral de la Familia (DIF), promovió la Ley 259, en la que este proceso se hace de manera transparente y expedita.

Una de las prioridades del DIF estatal es velar por la inclusión de los menores de edad en situación de orfandad o abandono; por ello, promovió alternativas que garanticen la integridad de las niñas y niños veracruzanos en estas condiciones.

El día de hoy se integró a siete menores de edad que vivían en la Casa Asistencial Conecalli, con sus nuevos papás. Ahora, vivirán en un entorno social rodeados de cariño, amor y cuidados que la unión familiar ofrece.

“Uno tiene que empezar con una solicitud en línea y completar una carpeta que nos piden; es un proceso muy bonito, humano, todo nos encantó, y lo mejor que todo fue en menos de cuatro meses. Hoy felizmente nos llevamos a nuestros hijos a casa”, refirió Cynthia Ocadiz.

Cynthia y su esposo Carlos recibieron a sus hijos con abrazos y mucha alegría. “Estamos muy emocionados, pero también estamos expectantes, es un proceso diferente a cuando nace un bebé, es una alegría inmensa la que tenemos”.

Los requisitos de adopción son establecidos por la Ley 259, y corresponde a la institución orientar y apoyar a los solicitantes para que den cumplimento a los mismos, a fin de que se pueda otorgar la carta de idoneidad que da a las personas la posibilidad de ser adoptantes.

Entre los trámites a seguir para adoptar a un niño, se encuentran: llenar un formulario con los datos generales de la pareja o persona que desea adoptar, como fecha de nacimiento, domicilio y lugar de trabajo; exámenes psicológicos, psiquiátricos y médicos; además se envía a un trabajador social para verificar la situación económica de quienes desean adoptar y la forma en que viven.

La subdirectora de Adopciones de la Procuraduría Estatal de Protección de Niñas, Niños y Adolescentes, Nayeli Ayerim Rivera Herrera, destacó que a casi seis años 261 menores de edad han sido integrados a un núcleo familiar a través del Proceso de Adopción. Y tan sólo en lo que va de 2016, 51 niñas y niños ya tienen un hogar, como lo marca la Ley.