Quiero ser un líder social que apoye a más personas con mi misma discapacidad: paciente de CREEVER

Quiero ser un líder social que apoye a más personas con mi misma discapacidad: paciente de CREEVER

Xalapa, Ver., 03 de agosto de 2016.- Marcos Jiménez Maza es un joven de 26 años de edad, originario del puerto de Veracruz. Hace tres años un accidente automovilístico le cambió la vida y lo obligó a usar una silla de ruedas que ahora es su fiel compañera.

“Después de mi accidente estuve en cama por seis meses, hasta que me informaron del CREEVER comencé a rehabilitarme poco a poco con ayuda de los terapeutas. Recuerdo que llegué en camilla, todo el cuerpo me dolía, y mi terapeuta me dijo con tono molesto e inspirador que tenía que levantarme”, expresó Marcos.

A más de tres años, el joven porteño tiene una actitud positiva, se desplaza rápidamente en su silla y quiere aportar ideas y opiniones que ayuden a personas que como él necesitan de una silla de ruedas para ser autosuficientes.

“Ahora estoy participando en el Primer Encuentro Nacional de Líderes Sociales para capacitar a médicos, familiares y personas con discapacidad que se interesen en este tema y hacer algo positivo en su entorno. Vida Independiente nos apoya y nos brinda los recursos, estamos aquí para aprender a ser un buen líder y apoyar a más a personas. Muchas de ellas no aceptan su discapacidad y ya no quieren hacer nada por ellas”.

El Primer Encuentro Nacional de Líderes Sociales surge por la iniciativa de la fundación Vida Independiente y el Sistema Estatal para el Desarrollo Integral de la Familia. Los 30 líderes participantes comparten una mesa de diálogo en el auditorio del Centro de Rehabilitación e Inclusión Social del Estado de Veracruz (CREEVER).

Al diálogo asistieron personas de Tijuana, Quintana Roo, Estado de México y de otros puntos de la República, con el firme propósito de realizar un manual y un tipo de instructivo para los futuros líderes que se suman a la lucha de replicar la filosofía independiente, de inclusión y vida plena para las personas con discapacidad.

En cada jornada de trabajo los grupos tratas los diversos obstáculos o problemas que se encuentran las personas con silla de ruedas, desde lo familiar hasta el entorno social; por ello, desarrollan propuestas para apoyar en crisis de desintegración, violencia y discriminación.

Parte importante de la estrategia que desarrollan es la puntual rehabilitación que los motive a ser autosuficientes; así como lograr que su filosofía de líderes sociales se replique en cada comunidad y localidad donde haya una persona con discapacidad.

“Yo dije un día ‘yo quiero ser un líder y tener un grupo, ser instructor, así como el CREEVER me cambió la vida, yo quiero que otras personas como yo, también tengan mejores oportunidades’”, concluyó Jiménez Maza.