En el IVEA, estrictos controles de validación en la acreditación y certificación de estudios

En el IVEA, estrictos controles de validación en la acreditación y certificación de estudios

Xalapa, Ver., 21 de julio de 2016.- En el Instituto Veracruzano de Educación para los Adultos (IVEA) se cumplen estrictos controles de validación, para acreditar estudios a través del Programa Regular y el Programa Especial de Certificación (PEC). Se trata de un proceso sistemático que tiene como objetivo otorgar certeza jurídica a los beneficiarios.

En el primero de estos esquemas, los usuarios cursan 12 módulos que van desde Educación Inicial y Alfabetización, hasta primaria y secundaria; el PEC es para certificar saberes adquiridos y está enfocado a educandos que ya saben leer y escribir.

Este último es una estrategia nacional que dirige el Instituto Nacional para la Educación de los Adultos (INEA), y consta de una evaluación de conocimientos adquiridos, de primaria y secundaria, con un valor de 80 por ciento de la calificación y un portafolio de evidencias con valor del 20 por ciento.

Si una persona mayor de 15 años no cuenta con la acreditación de sus conocimientos adquiridos de estos niveles, puede solicitar su evaluación y entonces iniciará el procedimiento de validación hasta llegar a la aplicación del examen, la calificación y en su caso, siempre que la calificación sea aprobatoria, la acreditación.

El procedimiento nacional establece que se debe iniciar por la integración de un expediente con los datos personales y generales del adulto. En caso de tratarse de un solicitante de más de 65 años, presentará una evaluación particular de 40 reactivos.

A partir de información como la edad, el IVEA determina qué tipo de prueba se aplicará, ya sea de 48 reactivos, para los menores de 65 años, o de 40 para quienes tengan más de 65 años. En el expediente también queda asentado si el usuario habla alguna lengua indígena, y si se requiere atención a la hora de aplicar la evaluación.

En el PEC, la acreditación de conocimientos de primaria o secundaria se obtiene a partir de la calificación en el examen, que consta de rúbricas, las cuales son instrumentos para evaluar los conocimientos y habilidades que las personas han adquirido en su vida.

Dicho esquema cuenta con dos tipos de rúbricas que se aplican a todos los participantes, la primera consiste en una autoevaluación para que el adulto responda a los reactivos de opción múltiple, y la segunda, donde un tercero avala los conocimientos adquiridos de las personas, en este caso podría ser un jefe o un empleador, por ejemplo.

Al integrarse el expediente, se incorpora al Sistema de Gestión del PEC, es decir, de exámenes aleatorios, que consta de un formato del participante, la rúbrica de autoevaluación y de terceros o de aprendizaje no formal. En esta etapa inicia una verificación de identidad porque los datos se cotejan con el Registro Nacional de Población e Identificación Personal (RENAPO).

Una vez que existe la validación, se procede a la aplicación de la evaluación que puede ser en papel o en línea. A partir de los controles que fijó el INEA, existen hasta cuatro versiones distintas de una misma prueba en una sede de aplicación, y como el objetivo es dar certeza al proceso de abatimiento al rezago educativo, las versiones se modifican mes con mes y en línea; el examen es cien por ciento aleatorio, completamente diferente al de cualquier persona.

Ya aplicado, inicia la calificación a partir de un sistema interno que valida y emite el resultado final, que se obtiene del puntaje y el portafolio de evidencias. Cuando el adulto concluye el proceso, la Subdirección de Acreditación y Sistemas y los departamentos de Control Educativo y de Acreditación, se encargan de validar la información para emitir el certificado que avala los conocimientos del educando.