Polvo del Sahara ha limitado la generación de ciclones tropicales en el Atlántico

Polvo del Sahara ha limitado la generación de ciclones tropicales en el Atlántico

Xalapa, Ver., 15 de julio de 2016.- Al momento no se cuenta con la formación de ciclones tropicales en la cuenca del Atlántico, gracias a la presencia de polvo del Sahara, aunque se vigilan varios fenómenos en el océano Pacífico, pues podrían provocar inestabilidades en la entidad, informó el Comité de Meteorología de Veracruz.

En la conferencia de prensa de los viernes, se explicó que cada año se presenta polvo del desierto africano, y es precisamente durante el verano cuando los vientos alisios ocasionan que concentraciones menores de partículas lleguen al Golfo de México.

Debido a esta baja concentración, no se prevén afectaciones a la salud en el país, siendo lo más significativo el espectáculo de las tonalidades de color que se podrían observar en el horizonte.

En Meteorología, es importante vigilar el transporte y concentración del polvo, ya que es un factor, entre otras condiciones, que limita el desarrollo de ciclones tropicales; pero en concentraciones mayores puede afectar la salud humana.

En relación con dichos fenómenos, el Océano Atlántico continúa en relativa calma, debido a distintos factores como sistema de alta presión, vientos fuertes en altura, la fase positiva de la oscilación Madden-Julian e importantes concentraciones del polvo del Sahara.

Por otra parte, el Pacífico se observa muy activo con tres ciclones, la Tormenta Tropical Celia, el Huracán Darby y la Depresión 6-E, sin que alguno represente peligro para territorio mexicano.

Asimismo, este fin de semana continuará prevaleciendo un ambiente bochornoso con temperaturas máximas de 33 a 36 grados, e índices de calor del orden o mayores de 40° en zonas de llanura y costa; mientras que para el área montañosa entre Xalapa y Orizaba se estiman máximas de 27 a 29 grados.

El pronóstico a largo plazo sigue indicando que la lluvia que pudiera acumularse en lo que resta de julio y durante agosto estará por abajo de su promedio, con temperaturas dentro o por arriba de la media. En tanto que para septiembre se esperan precipitaciones dentro del promedio y sensaciones térmicas más altas de lo normal.

Respecto del fenómeno de la Canícula, se mencionó que en Meteorología es conocido como sequía intraestival, y se caracteriza por presentar un periodo seco; es decir, hay un cierto número de días que deja de llover dentro de la temporada.

De igual forma, durante este evento el cielo permanece más despejado, permitiendo que los rayos del sol lleguen en forma directa al suelo y provocando un rápido calentamiento del aire.

La etapa canicular estadísticamente ocurre en Veracruz entre los meses de julio y agosto; sin embargo, puede variar en su duración e intensidad, y no se presenta de manera general en toda la entidad, siendo el norte y centro donde es un poco más notable, entre julio y agosto.

Para determinar su existencia este año, es necesario que concluya agosto para realizar los análisis, e incluso puede ser que no sea tan perceptible, ya que sigue el déficit de lluvias, a pesar de que gracias al paso de la Tormenta Tropical Danielle, junio resultó ser lluvioso, especialmente en el norte y centro del estado.

Esta ausencia de precipitaciones está provocando que 70 municipios registren sequía moderada, 34 severa y siete extrema, además de que los niveles de los ríos se mantengan por abajo de sus niveles medios, siendo Cazones, Jamapa, Cotaxtla, Tesechoacán, San Juan y Coatzacoalcos los que presentan el mayor descenso, entre 50 centímetros y un metro por abajo de su media para un mes de julio.

Por lo anterior, los integrantes del Comité recomendaron a la población hacer uso eficiente del agua, consumir alimentos recién elaborados, mantenerse hidratados, preferentemente beber agua de frutas naturales, y no exponerse por periodos prolongados a los rayos solares, especialmente entre las 12:00 y 16:00 horas.

También, utilizar bloqueador solar, sombrero, gorra y sombrilla, acudir de inmediato al centro de salud más cercano en caso de sentir algún malestar, y mantenerse informados del pronóstico del tiempo, ya que no se pueden descartar de manera local tormentas fuertes.

Para concluir, se hizo mención de la actualización del ENSO (El Niño/Oscilación del Sur), del cual, especialistas estiman una probabilidad del 55 a 60 por ciento del desarrollo de La Niña en otoño e invierno. La Secretaría de Protección Civil sugiere a la sociedad mantenerse atenta a las variaciones y efectos que este fenómeno podría tener en el estado.