La familia es el principal protector de la niñez veracruzana: DIF

La familia es el principal protector de la niñez veracruzana: DIF

Boca del Río, Ver., 09 de mayo de 2016.- Con la instalación del Sistema de Protección Integral de Niñas, Niños y Adolescentes se garantiza el respeto, goce y ejercicio de todos los derechos de los menores de edad, priorizando el papel de la familia como el principal protector de la infancia veracruzana, refirió la Presidenta del Sistema Estatal para el Desarrollo Integral de la Familia (DIF).

Ninguna política puede sustituir a una familia, ni es sólo una labor de las autoridades velar por la protección de la niñez, se trata de un trabajo en conjunto con la sociedad, de impulsar políticas públicas que los protejan y hacer frente a las situaciones que hoy viven.

Como padres y madres de familia se debe buscar mayor acercamiento con los hijos para hablar acerca del tiempo que invierten mientras están solos, de los momentos frente al televisor, la computadora o en compañía de amigos.

Asimismo, es prioritario entablar un diálogo profundo sobre los vicios y riesgos a los que pueden estar expuestos en la adolescencia o incluso desde la niñez, con el objetivo de prevenir el maltrato, acoso y las malas compañías.

De esta manera, el Gobierno del Estado suma esfuerzos para abordar el tema de la niñez, no sólo desde el DIF estatal, sino también con las instituciones vinculadas a organismos públicos, asociaciones civiles y todos los sectores de la sociedad para la protección integral de sus derechos.

Igualmente, la niñez veracruzana tendrá mayor voz en la formulación de políticas aplicadas a su entorno como lo manda la Ley 573 de los Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes, que establece su participación plena encaminada a su bienestar.

A partir de este momento se inicia una nueva labor en beneficio de la niñez y adolescencia, resultado del trabajo entre el DIF nacional, la UNICEF y la sociedad, que da cumplimiento a la Ley y estrategia nacional que busca que los menores de edad sean sujetos de derechos, no pertenencia de los adultos y se tomen en cuenta en cada una de las políticas y programas que los atienden.