Celebrarán por primera vez Día Nacional de la Salud Materna y Perinatal

Celebrarán por primera vez Día Nacional de la Salud Materna y Perinatal

Xalapa, Ver., 08 de mayo de 2016.- Con el propósito de hacer énfasis en las acciones para impulsar la corresponsabilidad de las mujeres, sus parejas, familias e instituciones para el cuidado de la salud materna y perinatal, el pasado 24 de marzo fue publicado, en el Diario Oficial de la Federación, que a partir de este año en México estará dedicado el 09 de mayo como el Día Nacional de la Salud Materna y Perinatal.

Debido a que este lunes será la primera celebración, la Secretaría de Salud (SS) federal lanzará una campaña con el objetivo de dar a conocer la fecha conmemorativa, y a su vez promover que las parejas en edad fértil acudan a control pregestacional para prevenir el embarazo de alto riesgo, así como las medidas para el cuidado de una gestación segura y saludable.

Con el lema nacional Cada mujer embarazada cuenta. Protejamos la salud materna, los Servicios de Salud de Veracruz (SESVER) se suman a esta conmemoración como una fecha relevante anualmente, dado que la salud materna y perinatal comprende los aspectos del bienestar de la mujer y su bebé desde el embarazo, hasta el parto y el posparto (puerperio).

Dentro de los cuidados que debe tener una mujer durante su embarazo, se recomienda poner atención en una alimentación saludable (ingesta de ácido fólico), descanso, procurar bienestar emocional, acudir al médico para efectuar chequeos periódicos y un seguimiento específico, pero sobre todo fortalecer sus redes sociales con apoyo de sus familias, amistades, madrinas obstétricas y su plan de seguridad.

Importante también es reconocer e identificar a tiempo las señales de alarma que pueden indicar una complicación en el embarazo, por lo que se debe acudir de inmediato a la unidad de salud más cercana para recibir la atención médica necesaria.

Estas señales pueden ser falta o aumento de peso de acuerdo con la edad gestacional, palidez de cara y mucosas, hinchazón de piernas, brazos o cara, flujo vaginal con mal olor y sangrado, dolor de cabeza y abdominal al nivel de la boca del estómago, vómitos, zumbido de oídos, mareos, ver lucecitas, fiebre y escalofríos, dolor o ardor al orinar, que el bebé se deje de mover, además de contracciones (dolor de vientre, cadera o cintura).