Programa de Verificación Vehicular, apegado a la normatividad: SEDEMA

Programa de Verificación Vehicular, apegado a la normatividad: SEDEMA

Xalapa, Ver., 28 de marzo de 2016.- La Secretaría de Medio Ambiente (SEDEMA) dio a conocer a la sociedad que el Programa de Verificación Vehicular está apegado a la Ley de Protección al Medio Ambiente, y cumple con la normatividad establecida por la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (SEMARNAT), encaminada a proteger la salud de los veracruzanos y sus ecosistemas.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) definió la contaminación atmosférica como el principal factor de mortandad relacionado con el deterioro ambiental. Cada año se registran siete millones de muertes en el mundo por esta causa, y más de 15 mil en el país, más del doble que por enfermedades diarreicas y el consumo de agua no potable, por lo que plantea acciones inmediatas para evitar que la calidad del aire se deteriore.

Lo anterior, ha llevado a la generación de políticas públicas en materia de salud ambiental que obligan a la ejecución de labores prioritarias para atender la problemática, y garantizar el bienestar de la población. Una de esas medidas es la verificación vehicular, para evitar emisiones que contaminen la atmósfera.

Por otra parte, referente al tema de la falta de hologramas, la SEDEMA informó que el reparto ha sido equitativo de acuerdo con el abasto que tiene la dependencia. Y reiteró que los nuevos verificentros cumplen con la normatividad y cuentan con infraestructura adecuada, que en ningún momento dañan las unidades.

Señaló que actualmente trabajan en Veracruz dos laboratorios que llevan a cabo las auditorías de calibración a los analizadores instalados en verificentros y centros de verificación, ambos laboratorios tienen la acreditación ante la autoridad correspondiente.

Del mismo modo, enfatizó que con sus programas de Calidad del Aire y Verificación Vehicular busca reducir los contaminantes y evitar contingencias ambientales como se presentan en el Valle de México, lo que ha llevado al gobierno federal a aplicar esquemas emergentes para atender la situación y a la Ciudad de México, a fin de reforzar una correcta medición de los contaminantes.