Exalta Lila Downs la cultura y raíces mexicanas con su canto, en Cumbre Tajín

Exalta Lila Downs la cultura y raíces mexicanas con su canto, en Cumbre Tajín

En su segundo día de conciertos, el Nicho de la Música vivió un gran espectáculo artístico, al contar con la presencia de Lila Downs que, con su característico talento y concepto musical, conquistó al público que visitó este domingo el Parque Temático Takilhsukut.

Como parte del Festival Cumbre Tajín, la cantante ofreció sus mejores interpretaciones, en las cuales exaltó la importancia de la identidad de los pueblos indígenas y los derechos humanos. Al tomar posesión del micrófono, Lila cantó con el alma y dejó ver en su voz esa gran alegría que le generaba estar en este magno evento veracruzano.

Además de esta magnífica presentación, participaron artistas como La Garfield, banda independiente de la ciudad de Guadalajara, con sonidos de jazz fusionado con bossa nova, reggae, rock y funk.

Quien también dio una gran muestra de su talento fue el músico y compositor originario de Xalapa, Odguer Hernández, que compartió material de su nuevo álbum Animal de galaxia.

Más tarde, los Rumberos de Massachusetts pusieron a bailar a los turistas, a través de su música combinada con rumba y huapango, dando al público un ambiente original y ameno, con el que salieron los mejores pasos al interior del Nicho.

Al llegar la noche salió al escenario el grupo Coiffeur, formado en el año 2005 en Argentina; una banda de folk punk que mantuvo la atención de quienes vivieron la segunda noche de conciertos en el Pueblo Mágico de Papantla, pues sus sonidos y voces mostraron la cultura e identidad sudamericana.

Por último, y quienes dieran paso a la artista estelar Lila Downs, fueron Caloncho y Mon Laferte, que tras varias giras por la República Mexicana decidieron vivir la experiencia de ser parte de Cumbre Tajín.

Este grupo está conformado por dos intérpretes que fusionaron los sonidos de sus culturas; Mon Laferte compositora chilena y Caloncho orgullosamente mexicano, nacido en Sonora. De esta forma, esta fue una noche de ritmos, raíces e identidad, bajo la protección de las estrellas.