Realizan en Papantla Ceremonia de Permiso al Dios Tajín

Realizan en Papantla Ceremonia de Permiso al Dios Tajín

Papantla, Ver., 11 de marzo de 2016.- Con oraciones, danzas, cantos y plegarias fue como el pueblo totonaca realizó este viernes la ceremonia de permiso al Dios Tajín, para solicitar que la XVII edición de Cumbre Tajín, Bajo la protección de las estrellas, sea todo un éxito.

Niños y adultos se dieron cita en la Casa de los Abuelos, mejor conocida como Kantiyán y ubicada en el Parque Temático Takilhsukut, para orar frente al Altar Supremo y bendecir algunas ofrendas. Ahí mismo, al son del violín y la guitarra, hicieron una danza que caracteriza el buen ánimo para que el Pueblo Mágico de Papantla y sus visitantes tengan una conexión cultural.

Posteriormente, salieron de este espacio para visitar la Zona Arqueológica El Tajín, donde ya el sol del atardecer los esperaba con los mejores reflejos. Frente a cada una de las pirámides hicieron su respectiva ofrenda para pedir perdón y cerrar ciclos, así como para pedir permiso para tener un nuevo ciclo lleno de dicha y bondad.

Más de 200 personas adornaron con sus ropas tradicionales de manta el Parque de la Ciudad del Trueno, mismo que una vez más, con su viento y su suave silencio, hizo que cada uno sintiera su espiritualidad y su cercanía con la deidad Tajín.

Ya en el anochecer, frente a la Pirámide de los Nichos, hombres y mujeres bailaron en círculo al compás del sonido del violín y la guitarra; ahí los integrantes de la Casa del Arte del Sanar colocaron la ofrenda del pueblo que contenía flores, frutas, dulces, semillas, incienso y bebidas.

Con sólo la iluminación de las velas, esta ceremonia se convirtió en un gran festín, cuyo principal objetivo fue celebrar que el Dios del Tajín estará alentando y cuidando a todos aquellos que quieran disfrutar del Festival de la Identidad.

Esta tradición demuestra que los totonacas están abiertos a compartir sus costumbres, pues sus intenciones son con el fin de que en el mundo y durante la Cumbre exista bondad, paz y armonía.

Para ellos, la Zona Arqueológica es un lugar sagrado, donde pueden llenarse de energía y a su vez poder sanar. En ese sentido, el pueblo espera recibir del 19 al 21 de marzo a más de 300 mil visitantes, a quienes les entregarán su corazón mostrándoles lo mejor de su identidad. Cabe destacar que este ritual está relacionado con el agradecimiento de la llegada de la primavera.