Cierra IVEC con poesía sus presentaciones editoriales en el Palacio de Minería

Cierra IVEC con poesía sus presentaciones editoriales en el Palacio de Minería

Xalapa, Ver., 25 de febrero de 2016.- Con los poemarios Rayadura, de Antonio Riestra, y Anima mundi, de Efraín Bartolomé, cierran las presentaciones editoriales del Departamento de Publicaciones del Instituto Veracruzano de la Cultura (IVEC) en la Feria Internacional del Libro del Palacio de Minería, este domingo 28 en el salón El Caballito.

A las 11:00 horas, acompañado por la escritora y periodista Magali Tercero y por el editor Javier Ahumada Aguirre, Antonio Riestra presentará su primer poemario, publicado con apoyo de la Secretaría de Cultura. La obra ya figura en las antologías de las nuevas generaciones de poetas mexicanos.

En el texto, nombrar las cosas, señalarlas desde una aparente sencillez contemplativa, es una forma de convertir las incertidumbres y los puntos no resueltos que habitan al menos la mitad de nuestros pensamientos, recuerdos y emociones, en materia de literatura.

Por tanto, partiendo de la extrañeza que da toda experiencia universal al convertirse en símbolo, Antonio Riestra crea poemas cargados de misterio, que se leen como se contempla el espectáculo del fuego: con una mezcla de deslumbramiento y ansia por ver un poco más. Poeta y lector se miran de frente allí donde los versos son imágenes puras y desarrolladas, pero con un mensaje claro.

Por su parte, a las 19:00 horas, Efraín Bartolomé estará acompañado por José Luis Rivas, Claudia Domínguez y Antonio Bonilla, para presentar Anima mundi, también editado con el respaldo de la Secretaría de Cultura.

Recrea las palabras y la imaginación a partir de uno de los hechos más poéticos y más soslayados de la vida cotidiana: la contemplación de los animales, la observación de sus costumbres y de la inabarcable distancia que ignoramos si nos acerca o aleja de ellos.

De esta manera, Bartolomé nos presta sus ojos para percatarnos hasta qué punto es misteriosa y bella la silueta del coyote que le aúlla a la luna, cuando bajo ella “su aullido es un arroyo de mariposas negras”, o para descubrir que “en el principio de todos los arco iris hay un quetzal que sueña.”